Coaching Educativo: el alumno es el protagonista

Sonia Esteban Rodríguez,nos comenta su experiencia como alumna y coachee en un centro de Secundaria. La idea básica es que el estudiante sea el protagonista. 

En la Revista Educación 3.0, se publicó la experiencia de esta docente luego de haber participado en el master universitario de Coaching Educativo y haber aplicado en el centro educativo.

En el artículo explican que para los profesores coaching es importante el protagonismo del alumno en su aprendizaje, desarrollando no solo el hemisferio izquierdo del cerebro (lo analítico y racional) sino también tomar en consideración el hemisferio derecho donde es fundamental la gestión de las emociones.

En este sentido los docentes coach propician en los estudiantes la capacidad del autodescubrimiento y de ser capaces de considerar las diversas opciones que tienen en su vida.

"Lo que se planteó fue exactamente lo que vivimos en el máster. Se realizó un cambio radical en la metodología de estudio del aula, dejando a los alumnos participar activamente en el desarrollo diario de las clases, escuchándoles de manera activa, proporcionando un feedback extenso y diario y propiciando, en todo momento, la búsqueda  del ‘para qué’ de cada actividad o contenido. Se utilizaron juegos, metáforas, dinámicas y experiencias reales vividas en primera persona".

En la práctica de coaching realizada en el centro educativo en Primero de ESO, se obtuvo como resultados: "un total de cien alumnos matriculados, se consiguió aumentar un 19% los aprobados y disminuir los suspensos en un 13% y el absentismo en un 6%".  Aunado a esto se obtuvieron opiniones positivas por parte de los estudiantes ante los cambios generados.

Es indiscutible que los cambios en la sociedad ha generado un evidente cambio en la educación del siglo XXI. "Una nueva educación que propicie el desarrollo integral de todos los niños y adolescentes y les convierta en adultos emocionalmente sanos y adaptados".

Lea el artículo completo de Coaching Educativo: el alumno es el protagonista.

Fuente: Revista Educación 3.0