Currículum intercultural, redes y comunidades globales de aprendizaje colaborativo

Jurjo Torres Santomé publicó su blog el presente artículo en el que desarrolla algunas ideas sobre el Curriculum intercultural. Cuestiona que con frecuencia se está “está imponiendo en nuestros sistemas educativos una pedagogía burocrática y ahistórica, que promueve un injusto uniformismo, que desconsidera la diversidad de los contextos en el que están ubicados nuestros centros escolares, en especial los de titularidad pública; que ignora qué tipo de alumnado acogen, la realidad e idiosincrasia de cada estudiante, qué características tienen sus familias, de qué tipo de capital cultural y económico disponen, etc”.

Torres señala que muchos de nuestros estudiantes provienen de contextos difíciles, donde tienen sobrellevar problemas personales, sociales, económicos, entre otros y eso lo manifiestan en la escuela y en los diferentes contextos sociales a través de la violencia y disrupción.

El autor comenta que “estamos viviendo una peligrosa desvirtuación de los sistemas educativos, algo que es constatable, entre otras cosas en las dificultades de la inmensa mayoría de la ciudadanía para comprender el mundo en el que vivimos y cómo podemos mejorarlo”.

Para Torres, las nuevas redes sociales han mostrado que son una gran herramienta para divulgar información, generar opinión, coordinar acciones, así como para el empoderamiento de la ciudadanía, tal como se ha demostrado en las numerosas manifestaciones y movimientos a nivel mundial, en el que las redes sociales juegan un papel fundamental.  “Si las redes están teniendo un impacto tan significativo entre la ciudadanía y en la actividad de sus organizaciones y movimientos sociales es obvio que también son un recurso muy apropiado para utilizar en el marco de los proyectos curriculares de aula y de centro”.

Las posibilidades de una educación democrática y crítica mediante redes sociales

En este apartado Torres considera que el mundo digital está alterando las relaciones comunicativas y por ello “deberían ser un recurso más en los procesos de enseñanza y aprendizaje en las aulas”.

Ya es común que los estudiantes dispongan de dispositivos tecnológicos que le permiten el acceso a las redes sociales y a una búsqueda de información amplia a través de Internet. Para Torres el reto está en que los docentes incorporen las TIC en sus propuestas curriculares como recurso y herramienta para el proceso de enseñanza y aprendizaje. El acceso a las redes y uso de las TIC abre la oportunidad de “otros modelos de aprendizaje más interactivos y cooperativos. En el momento presente ya nadie duda de que las redes están dando lugar a la creación de un nuevo tipo de conocimiento compartido, más democrático y con mayores probabilidades de que sea accesible a todo el mundo. Recordemos, a modo de ejemplo, el enorme impacto de la información que una red como Wikileaks viene haciendo pública”.

Jurjo Torres continúa el artículo con algunos antecedentes y posibilidades de las redes en la educación escolar, donde destaca la valiosa “ayuda que suponen de cara a abrir las mentes del alumnado haciéndole entrar en contacto, por ejemplo, mediante comunidades virtuales, con personas de otros países y culturas muy distantes”.

Lea el artículo completo de Jurjo Torres Santomé.

Fuente:  Blog de Jurjo Torres Santomé.